Asado lamina 1948

by admin on November 18, 2014

CORTES VACUNOS. LÁMINA DEL AÑO 1948

 

1

Esta infografía está sacada de un original de la Junta Nacional de Carnes en el año 1948. Los cortes siguen siendo los mismos, aunque con la exportación a países como Brasil, han cambiado algunos.

 

Pero, que es esto de la Junta Nacional de Carnes?

La Junta Nacional de Carnes fue un organismo público de regulación del mercado de carnes en la Argentina, creado por ley en 1933 bajo el gobierno conservador del presidente Agustín P. Justo.

De la Junta Nacional de Carnes dependía la CAP (Corporación Argentina de Productores de Carne), creada en 1934. Tenía como funciones intervenir en el mercado de la carne, establecer “precios sostén”, reglamentar los cortes y clasificaciones, y regular las exportaciones.

Fue disuelto en 1991 por el decreto Nº 2284/91, de desregulación de mercados, elaborado por el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo bajo la presidencia de Carlos Menem.

Una situación que merece recordarse en relación a la carne argentina …. la recordamos leyendo esta nota:

 

Carne de cañón en el Senado de la Nación

Corrupción y acusaciones públicas, un tratado infame en una década infame, un asesinato a sangre fría en el Senado de la Nación, un duelo a muerte entre dos encumbrados políticos que resultan ilesos, un suicidio y, como telón de fondo, un negocio millonario con la exportación de un producto casi tan famoso en el mundo como la Coca Cola.

Todos elementos que podrían formar parte de una novela barroca o, al menos, de un moderno “narcoteleteatro” si no fuera porque ocurrieron en la vida real en la tierra de la pampa y del asado.Ubiquémonos en los años treinta del siglo pasado, época bautizada como “década infame” (desde el derrocamiento de Yrigoyen, en 1930, hasta 1943) dado el fraude electoral y el gobierno de una pequeña oligarquía conservadora.

En 1932, el gobierno –el segundo de los “infames”- de Agustín P. Justo, que debió hacer frente a las consecuencias de la Gran Depresión, nombró como Ministro de Hacienda a Federico Pinedo y la intervención estatal de la economía se hizo más acentuada, creándose, entre otros organismos, la Junta Nacional de Granos y la de Carnes.

En ese contexto, uno de los hechos más controvertidos fue la firma del pacto Roca-Runciman, suscripto con Gran Bretaña en 1933.

El acuerdo motivó un escándalo político dado que Inglaterra –que había cerrado su comercio exterior, permitiendo solamente compras a sus colonias- aseguraba a la Argentina un cupo de 390.000 toneladas anuales de carne a cambio de numerosas concesiones: el 85% debía realizarse a través de frigoríficos británicos, no se permitiría la habilitación de nuevos frigoríficos de capital nacional, las tarifas de los ferrocarriles operados por el Reino Unido no serían reguladas, no se fijarían derechos aduaneros por el carbón, se daría un tratamiento especial a las empresas británicas con inversiones en el país, y se entregaría a los ingleses la concesión de los transportes públicos de la Ciudad de Buenos Aires. Paralelamente, y casi como la frutilla del postre, se crearía el Banco Central de la República Argentina, bajo la conducción de un directorio con fuerte composición de funcionarios del Imperio Británico.

El Vicepresidente de la Nación, “Julito” Argentino Roca (h) refrendó tanto patriotismo con unas declaraciones históricas: “La geografía política no siempre logra en nuestros tiempos imponer sus límites territoriales a la actividad de la economía de las naciones. Así ha podido decir un publicista de celosa personalidad que la Argentina, por su interdependencia recíproca es, desde el punto de vista económico, una parte integrante del Imperio Británico”.

El tratado Roca-Runciman causó conmoción entre los opositores, quienes se encolumnaron detrás del Senador Lisandro de la Torre –del Partido Demócrata Progresista, ex fundador de la Unión Cívica Radical- quien fue apodado “fiscal de la patria” por sus denuncias públicas.

El gobierno inglés le dice al gobierno argentino ‘no le permito que fomente la organización de compañías que le hagan competencia a los frigoríficos extranjeros’.

En esas condiciones no podría decirse que la Argentina se haya convertido en un dominio británico, porque Inglaterra no se toma la libertad de imponer a los dominios británicos semejantes humillaciones. Los dominios británicos tienen cada uno su cuota de importación de carnes y la administran ellos, sostuvo un enardecido de la Torre en el Senado.

La investigación se hizo pública en julio de 1935. Lisandro de la Torre acusó a los frigoríficos ingleses de evasión impositiva y señaló la existencia de un entramado de corrupción que involucraba al gobierno argentino, en particular a Federico Pinedo y al Ministro de Agricultura, Luis Duhau.

El 23 de julio, Duhau agredió en el Senado a de la Torre, arrojándolo al piso antes de escapar raudamente del recinto. En medio del tumulto, Ramón Valdez Cora –un ex comisario devenido en guardaespaldas de los dirigentes conservadores- realizó una serie de disparos que impactaron en el cuerpo del senador electo Enzo Bordabehere, quien falleció horas después sin siquiera asumir su banca, dado que la aprobación de su pliego se iba a llevar a cabo al finalizar el debate de las carnes.

 

2

 

De la Torre y Bordabehere antes de la sesión en el Senado. foto: archivo el litoral

Horas más tarde, cuando el cadáver de Bordabehere viajaba hacia Rosario, donde fue despedido por una multitud, el ministro de hacienda retó a duelo a de la Torre, que no era nuevo en esas lides porque ya se había batido a golpes de sable con Hipólito Yrigoyen en 1897. El nuevo lance se realizó con pistolas, sin que ninguno de los duelistas resultara herido.

En 1937 el juez Miguel Jantus condenó a Ramón Valdez Cora a doce años de prisión por homicidio simple, considerando que “no tuvo el propósito preconcebido o deliberado de dar muerte al doctor Bordabehere”. La Cámara Penal elevó la condena a veinte años, pero el ex comisario quedó en libertad en 1953, por buena conducta.

El asesinato de Bordabehere, quien había fundado el Partido Demócrata Progresista junto a de la Torre, sacó del centro de la escena el debate de las carnes. Paradójicamente, el pacto Roca-Runciman fue denunciado por el Reino Unido en 1936, luego de lo cual se firmó un nuevo tratado que fijó fuertes aranceles a la importación de carnes argentinas en Gran Bretaña.

Agobiado por la muerte y la corrupción, Lisandro de la Torre renunció en 1937 y se alejó de la vida pública. En 1939 se quitó la vida pegándose un tiro en el pecho.

Si el asesinato de Bordabehere hubiese ocurrido en estos tiempos tan digitales, las cámaras de “Senado TV” aún lo estarían repitiendo. La historia, que sí motivó una película), hubiera desencadenado una catarata de documentales con ínfulas de investigación forense, al estilo de la serie “CSI”, o al menos un par de programas especiales de “Policías en acción”. Pero lo único que queda de aquel suceso casi romántico son las páginas amarillas, percudidas por linotipos, que cuentan el triste asesinato de un ignoto senador que no pudo ocupar su banca en medio de un escándalo que tuvo como protagonista a la carne vacuna argentina, esta vez en uno de los hechos luctuosos más resonantes de la historia argentina.

Luis Fontoira
Publicado en la revista Integración

Nro. 6 – junio de 2010
3

4

 

5

6

ntiguo rompecabezas

 

asadoesargentino, recuerda que lo relatado, forma parte de lo que se conoce como la Década Infame, en la Argentina, con la existencia de funcionarios públicos pobres en su honorabilidad. fraude electoral sistemático, la represión a los opositores, la proscripción del partido político Unión Cívica Radical y la corrupción generalizada.

Comprendió los tiempos que comenzaron el 6 de septiembre de 1930 con el golpe de Estado cívico-militar que derrocó al Presidente Hipólito Yrigoyen y finaliza el 4 de junio de 1943 con el golpe de Estado militar que derrocó al presidente Ramón Castillo.

El nombre le fue dado por el historiador José Luis Torres periodista, nacionalista y escritor argentino

En un contexto mundial de gran depresión, con la guerra civil española y la segunda guerra mundial, Argentina negoció el pacto Roca-Runciman con el Reino Unido, que garantizó las exportaciones de carne, a cambio de importantes concesiones económicas de parte de la Argentina, entre las que se destacó la concesión de todos los medios de transporte público de la ciudad de Buenos Aires a una empresa mixta denominada Corporación de Transportes de la Ciudad de Buenos Aires.

Por otra parte, el aislacionismo comercial de las grandes potencias contribuyó finalmente a iniciar el desarrollo industrial vía la sustitución de importaciones.

La política económica se volvió dirigista y se creó el Banco Central de la República Argentina, junto a gran cantidad de organismos estatales reguladores (Junta Nacional de Granos, Junta Nacional de Carnes, etc.) y empresas públicas (Fabricaciones Militares, Altos Hornos Zapla, etc.).

Durante este período comenzó la migración masiva del campo a la ciudad y de las provincias del norte hacia Buenos Aires…..

7

 

… y con ello

el auge del “asado argentino” en la ciudad!!!!

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Previous post:

Next post: