El Chimichurri Argentino

by admin on March 24, 2014

Se dice que el asado sin “chimichurri” sería como “los fideos amasados por la abuela sin tuco”…..

1

Es el aderezo argentino por antonomasia. Tradicional, infaltable, único. Se presta a personalísimas combinaciones: cada uno tiene su formula “secreta”

2
Esa salsa hecha con ingredientes naturales y especias, es el rey de las brasas.

3

Con más o menos ingredientes, el “chimichurri” no ofrece problemas. Quizás el problema es otro ¡¡olvidarse de llevarlo a la mesa!!

4

Veamos algunos “fórmulas” orientativas:

Como se aprecia en las distintas imágenes, todas identificadas como “chimichurri”, las “tonalidades” son bastante distintas. Es que será según los ingredientes con los que decidamos hacerlo.

Así será que predomine el verde, el rojo y sea más o menos espeso.

Tratándose de un “acompañamiento”, que es de temperatura ambiente,  aconsejo que sea algo espeso. Es que debemos tratar de que la tira de asado no pierda rápidamente su temperatura, al rociarla con el “chimichurri”.

También es práctico a esos fines, depositar la porción de “chimichurri” en el plato y luego de trocear la carne de la costilla, “mojarla” en la salsa.

 

Ingredientes:

1/2 taza de aceite de oliva, 1/2 taza de vinagre de vino, 1/2 cebolla muy picada, 1 cucharadita de ajo picado, 1 taza de perejil fresco picado, 1 cucharita de orégano seco, 1/2 cucharita de ají molido, sal y pimienta negra con moderación.

Ingredientes:

1 atado de perejil, sin los cabos, picado bien finito (como 2 tazas).  8-10 dientes de ajo, picados. 2 hojas de albahaca fresca, picadas. 1 cucharada de pimiento (ají) español (ese rojo medio dulzón, no picante, que se usa en las paellas). 1/2 taza de aceite de oliva.  2 cucharadas de vinagre de manzana.  2 cucharadas de vinagre balsámico.  2 cucharadas de jugo de limón.  Sal a gusto.  Pimienta fresca molida a gusto.

Cantidades de ingredientes en ambos casos, para un abundante “chimichurri”, que bien podemos reservar para otras ocasiones, aunque no es recomendable por mucho tiempo.

Preparación:

Poner en un frasco de vidrio (ojo, que no sea de plástico) de esos con tapa hermética como para conserva, todos los ingredientes sólidos. Batir para que se mezclen.

Agregar luego el aceite, y vinagre, en uno de los casos y el limón también en el otro,  hasta que cubra toda la mezcla.

Luego la sal y pimienta.

Probar, y corregir al gusto, agregando mas vinagre, sal o pimienta, si se estima necesario.

Tapar el frasco de vidrio y refrigerar. Queda más rico si se refrigera por un día o dos antes de usarlo.

Variaciones:

¿Usted lo prefiere medio “picantón”?. Entonces puede agregarle 1/2 ají de los de la “mala palabra”, que viene seco y picado.

 

5

6

 La cantidad de aceite, vinagre, y limón puede cambiarse para experimentar con ligeras variaciones de gusto.

Atención si decidimos agregarle laurel, ya que es una de las hojas que más invade las preparaciones cuando no se la usa con cautela.

El chimichurri, basta prepararlo con medio día de anticipación antes de consumirla. No se aconseja guardarla por mucho tiempo, pues algunos ingredientes acentúan su aroma y sabor, generalmente desagradables, así que es razonable preparar la cantidad necesaria para la ocasión y disfrutar del sabor y el aroma de los elementos frescos que la componen.

 

Veamos una receta más:

Ingredientes líquidos:  1/2 vaso de aceite para ensalada, 1 vaso de agua tibia, 1 vaso de vinagre o 1/ vaso de vinagre y 1/2 de vino.

Vegetales: 1 pimiento morrón chico finamente picado, 1 tomate perita en cubitos pequeños, 1 cebolla de verdeo cortadísima, 1 cucharada de perejil picado, 2 dientes de ajo picado.

Especias: 1 cucharadita de pimentón dulce o picante, 1 cucharadita de ají molido dulce o picante, 2 hojas de laurel picadas, 1 cucharadita de orégano, sal.

Preparación: Escoja una botella en donde puedan introducirse los ingredientes que van picados y  solamente a mano, los líquidos, las especias y la sal. Deberá quedar algo saladito. Hacer macerar doce horas batiendo ocasionalmente el contenido.

La botella se cierra con un corcho. Al corcho previamente hacerle con un cuchillo dos cortes (rebanadas) en forma de “V” en los laterales, de tal manera que quede unas aberturas entre el mismo y la botella, por donde saldrá la salsa, como si fuera un “dosificador”.

Acordarse de agitar la botella antes de utilizarse.

Las variaciones o sustituciones que se pueden introducir a estas recetas, cuentan con las preferencias de seguro la ama de casa que es quien lo preparará y en la realidad según cuales de esos ingredientes dispone en ese momento.

De esta salsa hay tantas variantes como argentinos. Todo es válido en tanto les guste.

 

 

¿Porque se le dirá “chimichurri”?

Acéptenme un poco de historia o leyendas. Nos vendrá bien por si queremos introducirlo en la charla de la mesa.

Comúnmente creemos que la palabra “chimichurri” es de origen pampa o querandí o de alguna otras tribus que habitaban las extensas tierras patagónicas. Yo también, lo creía… pero sepamos de algunas otras versiones …..

Resulta que la Pampa y la Patagonia fueron exploradas, al comienzo del siglo decimonono, por aventureros de origen sajón y atraídos por la inmensidad y la riqueza que podían generar estas tierras hubo toda una corriente de colonos que se asentaron allí. Hablaban inglés, estudiaban en inglés, se comunicaban casi solamente en inglés. Así que nuestro querido hombre autóctono tenía que aprender a entender algo de lengua inglés si quería comer o trabajar.

Una de la salsa que las familias solían emplear para aderezar la carne ovina estaba compuesta, entre otros ingredientes, de Curry y decían a sus ayudantes sea en el campo, sea en familia: “Give me the curry”. Como siempre “el colonizado” deforma la lengua del conquistador… Gimi di curry..a chimichurri.

También se lee que es una palabra de origen vasco. El “chimichurri” viene del euskera Tximitxurri, revoltijo, mezcla de muchas cosas desordenadas, que es como se prepara el famoso adobo del asado argentino

Otros sostienen, que a mediados del siglo XIX llegó al país un comerciante inglés, llamado Jimmy Curry interesado en importar carne al Reino Unido.

Para agasajarlo lo llevaron a una estancia y le prepararon un asado criollo. Pensemos en una imagen parecida a esta

7

 

…. el inglés quedó maravillado con lo que vió sobre las parrillas y los asadores pero, fundamentalmente, por el aroma que inundaba el lugar. Consultó el hombre con qué se acompañaba esa carne, le dijeron que con nada y que simplemente se la salaba.

El señor Curry entonces, y a modo de agradecimiento a la comida que se estaba preparando en su honor, pidió algunos ingredientes (ajíes, morrones, tomates, cebollas y ajos), algunas especias (como orégano, romero y tomillo) y algunos condimentos (ají molido, sal y pimienta) y en una base de agua hervida preparó un aliño (adobo) para saborizar y perfumar esa exquisita carne asada.

A los presentes les encantó y comenzaron a prepararlo y a acompañar desde ese momento las carnes asadas. Y si bien la peonada recordaba cómo se había hecho ese verdadero manjar, no les había quedado muy claro el nombre y apellido del “gringo”.

Por deformación, entonces, de Jimmy Curry pasaron al “chimichurri” que “sonaba” parecido.

Y ésa es la historia de este adobo que se popularizó

Así es que y en definitiva, que no sabemos sobre su origen, pero de lo que no hay duda es que es finalmente argentino.

8

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Previous post:

Next post: